martes, 14 de junio de 2011

Eva Peruga: "El periodismo de calidad debe ser diverso y no excluyente, debe reflejar la realidad y no ocultar a ningún protagonista de ella"



La periodista Eva Peruga asumió en abril de 2010 el cargo de Defensora de Igualdad del Periódico de Catalunya, una figura de nuevo cuño en el panorama mediático nacional que va más allá de los Defensores del Lector tradicionales. Además de auscultar quejas, sugerencias y reflexiones de los ciudadanos a través de un espacio en las páginas dominicales de opinión, su blog y un buzón de correo a disposición de todos, propone ampliar el ángulo de visión de sus periodistas para que diversifiquen sus contenidos tratando historias a menudo olvidadas y se ocupen de aquellos colectivos que no suelen ser protagonistas de las noticias. Periodismodeportivodecalidad se ha puesto en contacto con la Defensora de Igualdad con el propósito de conocer el papel que desempeña y ha de desempeñar esta figura singular y de su contribución a la consecución de un periodismo más ecuánime y plural, acorde a las necesidades informativas de la sociedad actual.

- Por primera vez en la historia de los medios de comunicación en España, una persona se encarga de velar por que las informaciones y las imágenes que se publiquen respeten los criterios de igualdad. ¿Por qué surge ahora y no antes la necesidad de crear esta figura?
- La idea partió de Enric Hernàndez. Cuando entró como nuevo director de El Periódico, en febrero del 2010, me propuso encargarme de esta figura en el marco de la dirección del diario. Así nació. El ambiente digamos que estaba abonado por las políticas de igualdad y, en general, por la demanda social a favor de avanzar en este terreno, también en el terreno de los medios de comunicación.

- ¿Cuáles son los objetivos de El Periódico con esta Defensoría y en qué experiencias similares de otros países se ha inspirado?
- La tarea de la Defensora se emprende en solitario y sin ninguna referencia dentro o fuera de España. Los objetivos son diversos. El primero es incorporar a la agenda del diario los temas en los que la mujer puede ser protagonista y convertirla, en el resto, en una voz con el mismo peso que la masculina. Abrir nuestro foco a una mirada plural y hacerlo con un lenguaje respetuoso hacia la mujer.

- Tras cumplirse poco más de un año desde que asumió este cargo, ¿qué balance puede hacernos de su labor?
- El balance es positivo porque hemos avanzado como colectivo periodístico hacia los objetivos. La tarea continúa. Para ello, seguimos contando con la complicidad de las personas que leen nuestro periódico y que nos envían observaciones sobre el contenido.

- ¿Cuáles son las quejas y sugerencias más habituales de los ciudadanos? ¿Respecto a qué tipo de informaciones sobre todo?
- Las imágenes reciben un control supremo. Es lo que más impacta. Las dificultades y las quejas nos llegan más por los temas abordados en la web, que circulan a demasiada velocidad como para, a veces, rectificar tras las quejas o darse cuenta de un contenido o unos comentarios poco adecuados.

- A la información deportiva, por ejemplo, se le acusa de utilizar de forma sistemática un lenguaje sexista que no hace sino reforzar la transmisión de estereotipos y de mostrar la realidad de un modo androcéntrico, donde las mujeres raramente aparecen como protagonistas de las noticias. ¿Comparte este punto de vista?
- La información deportiva sigue la estela general del espectáculo, en el que solo importan los grandes equipos y, como deporte, el fútbol. Resulta difícil romper esa dinámica e introducir otros deportes o la presencia de la mujer. Poco a poco, en el diario sacan la cabeza. Pero va lento.

- Se incorpora a un grupo selecto de 'ombdusmen' en los medios españoles (El País, La Vanguardia, El Punt, La Voz de Galicia, El Correo Gallego, RTVA, RTVE y CCMA). ¿Por qué son tan pocos si suelen ser periodistas de la casa que refuerzan la misión de todo medio de comunicación: mejorar la calidad de los contenidos y cumplir mejor su servicio a los ciudadanos?
- La autocrítica nunca es fácil de hacer. Estas figuras meten el dedo en el ojo de la misma empresa y de sus compañeros. Hay muchas empresas que prefieren renunciar a mejorar su producto antes que admitir que se han equivocado o que los lectores piensan que se han equivocado.

- Otro de los cometidos esenciales de un Defensor del Lector es garantizar el cumplimiento del Libro de Estilo del medio. ¿Cuál es su experiencia en este sentido?
- La Defensora de Igualdad no ejerce de Defensora de los Lectores y las Lectoras. Por lo que respecta al Libro de Estilo solo puedo proponer a su responsable la feminización de las profesiones, por ejemplo, pero no vela por el cumplimiento del libro.

- ¿Qué pautas periodísticas imprescindibles para erradicar tratamientos sexistas y educar en igualdad habrían de figurar en todos los libros de estilo y documentos de autorregulación existentes?
- Tal vez deberíamos ‘institucionalizar’ el tratamiento de ciertos temas, como la violencia de género o la prostitución. Las pautas deberían ser las profesionales, aunque muchos colectivos de mujeres y de periodistas piensan que serían necesarios algunos cursillos para que en las redacciones se aprendiera a tratar y, sobre todo, a interpretar muchas informaciones que aún no se abordan de forma igualitaria.

- ¿Acaso puede existir un periodismo de calidad que no sea igualitario?
- Pienso que no. El periodismo de calidad debe ser diverso y no excluyente. Debe reflejar la realidad y no ocultar a ningún protagonista de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada