lunes, 26 de septiembre de 2016

Ezequiel Fdez. Moores: "El entretenimiento se ha convertido en regla central del periodismo y el deporte ocupa un puesto de privilegio en ese orden"

Fernández Moores, en la Feria del Libro de Medellín.
Ezequiel Fernández Moores es una de las firmas más reputadas del periodismo deportivo hispanoamericano actual y sus columnas semanales en La Nación son una muestra de su magisterio, una cita obligada con la buena escritura a la vez que con la revisión crítica de la historia del deporte contemporáneo.

Editor de la agencia italiana ANSA, lleva casi 40 años escribiendo desde su primera incursión en el periodismo deportivo en 1978 como redactor de la agencia Noticias Argentinas. A lo largo de su trayectoria profesional ha pasado por numerosas redacciones en su país, como la agencia DyN, donde fue jefe de Deportes, o Página 12, y colaboró con diarios internacionales como The New York Times o La Vanguardia. También ha trabajado como columnista en varios programas de radio en Argentina, y en televisión fue guionista y entrevistador del documental "La historia paralela" del Mundial 78. Además, es autor de los libros Breve Historia del Deporte Argentino (2010) y Díganme Ringo, biografía del boxeador argentino Óscar Natalio 'Ringo' Bonavena, publicada en 1992 y reeditada en 2016 al cumplirse cuarenta años de la muerte del mítico púgil

Hemos dialogado con Fernández Moores, recién llegado de la Feria del Libro de Medellín (Colombia), para hacer un diagnóstico más o menos general de la situación por la que atraviesa el periodismo deportivo actual dentro del nuevo paradigma digital, con especial incidencia en la relación que mantienen los medios de comunicación con sus principales fuentes informativas y con los centros de poder político y económico.

- Hablamos de periodismo deportivo, pero, como usted mismo ha señalado en más de una ocasión, este no puede analizarse como una isla; periodismo es uno solo. ¿Cuánto de periodismo diría que hay realmente en el periodismo deportivo actual?
- No podemos generalizar, pero no es fácil hacer periodismo en el deporte cuando el medio (el que sea) precisa que ganen Real Madrid, Boca o el poderoso de turno. Si no ganan, tampoco sirve informar, sino buscar culpables. Los medios suelen tener además buena relación con las Federaciones. Hay acuerdos comerciales en el medio. El gol cotiza en oro, igual que la palabra del ídolo. Y valen más ese gol o esa palabra que una buena información. Con el tiempo, he visto que, a veces, el periodismo político o económico puede estar aún mucho más contaminado que el deportivo. El entretenimiento se ha convertido en regla central del periodismo y el deporte ocupa un puesto de privilegio en ese orden. Así, claro, informar es cada vez más difícil.      

- ¿Entiende entonces que al periodismo deportivo se le considere peor que a otras especializaciones dentro y fuera de la profesión?
- Históricamente el periodismo deportivo fue considerado un género menor porque permite opinar muy a la ligera. Pero el periodismo deportivo es una gran escuela. Se trabaja con rapidez. En la calle. Ofrece un escenario inmejorable para contar historias. Tiene triunfo, derrota, épica, drama, trampa, picardía y emociones populares. Y tiene, además, cada vez más actores poderosos que quieren patear la pelota. Políticos y empresarios poderosos. Guerras Frías y calientes. Luego, como en todos los órdenes, tiene buenos y malos  profesionales. Pero sus historias son inmejorables.        

- Uno de sus textos más compartidos en redes sociales es aquel llamado '¿Por qué no investiga el periodismo deportivo?', de 2012. El infoentretenimiento empieza a ser discutible cuando deja de dar noticias, cuando la información queda supeditada al espectáculo. ¿Acaso es eso reversible?
- Ese texto no era el original. Pero me tocó participar en un congreso en el que el periodismo, según mi criterio, quedaba en un lugar algo pretencioso, con cero autocrítica. Y todos sabemos que el periodismo responde a demasiados intereses. Y que, a veces, más que informar, deforma. Por eso hablé también de infoentretenimiento y no sólo en el periodismo deportivo. Y, ojo, porque no es solo infoentretenimiento, que así dicho parece algo casi infantil. Hoy, además de entretener, el periodismo también defiende y representa intereses que suelen estar mucho más cerca del poder económico que de los intereses de la gente.      

- En la sociedad prensa-negocio, ¿el periodismo deportivo ha asumido su rol de no ser demasiado incómodo para las fuentes que mueven los hilos del deporte?
- Es que no puede serlo. Porque, a veces, tanto incomoda que termina mordiendo al amo que le da de comer.  Y no hay perro que muerda a su propio amo. O al socio de su amo. Más complejo aún. A veces, tan cruzados son hoy en día esos intereses, que se elige morder entonces al competidor. Puede parecerse al periodismo. Pero se mezcla demasiado con una batalla por el negocio.     

- Tanto intimar con la fuente achicharra al periodismo. En los últimos tiempos se han acuñado términos que chirrían como "periodismo de bufanda", "periodismo partidario" o "periodismo de camiseta". ¿Para quién se escribe?
- Ja, algún día, de tanto escribir como los hinchas, terminaremos entonces teniendo que dejarles nuestro espacio a los hinchas verdaderos. Al menos serán más creíbles que nosotros. Nunca me gustó subestimar a la gente. Y tampoco sobreestimarla.


"De tanto escribir como los hinchas, terminaremos entonces teniendo que dejarles nuestro espacio a los hinchas verdaderos. Al menos, serán más creíbles que nosotros"


- El FIFAGate ha sido paradigmático en este sentido. Con rarísimas excepciones, hemos presenciado cómo en muchos países se ha informado más del escándalo global y de Blatter sin entrar a indagar tanto en las implicaciones locales del mismo, de federaciones regionales y sus dirigentes...
- Bueno, se han publicado hasta libros en Argentina, Uruguay y Brasil, por lo menos, sobre corrupción de dirigencias locales. He visto también algunos buenos informes en Chile y Paraguay. Es cierto que, muchos de los informes, aparecieron cuando algo de ese viejo poder comenzaba a desgastarse. Antes, algunos de los medios más poderosos de la región eran socios de esos dirigentes hoy muertos, presos o bajo proceso judicial.   

- Fuentes como la FIFA y el COI se han ido dotando en los últimos tiempos de aparatos de comunicación cada vez más poderosos, mientras que las redacciones pierden músculo periodístico a diario (despidos, cierres, etc.). El partido parece bastante desigual.
- Y a eso se le suma que, precisados de nuevas inyecciones de capital para afrontar el desafío de las nuevas tecnologías, los medios cambiaron su propiedad o se asociaron con bancos, fondos de inversión, etc. que saben mucho de negocio, pero poco de periodismo.     

- Precisamente usted ha sido crítico también con la digitalización de las noticias y sus consecuencias en las redacciones. ¿Qué periodismo digital se está haciendo? ¿Qué es lo más le place y lo que más le disgusta?
- Lo que más me gusta de la web es que se ha democratizado algo más la información. Dejó de ser patrimonio de los medios más poderosos. Lo que menos me gusta es la dependencia del clic, del impacto, que todo parece una carrera de cien metros. Llegar rápido. Y, si no era cierto, volver a llegar rápido para la desmentida. 

- Tampoco es un asiduo de las redes sociales. ¿Prefiere estar alejado de todo esto?
- Uso por supuesto las redes para informarme cuando lo necesito. Pero cierta distancia me ayuda a separar mejor lo importante de lo que supuestamente es urgente. Hoy parece todo urgente. Sabemos que eso no es así. Siempre admiré a jugadores como Riquelme, Zidane, porque frenaban tanta locura física. Nos recordaban que lo más importante es el balón. 

- ¿Qué medios y periodistas recomendaría como ejemplos de buen hacer periodístico en Deportes?
- Uf, difícil porque siempre habrá olvidos, arbitrariedades e injusticias. Juca Kfouri es una referencia en Brasil. Lucio de Castro ha publicado formidables investigaciones. Aprecio la trayectoria de Hernán Peláez y la inteligencia de Nicolás Samper en Colombia. A colegas como Mario Bardanca, Ricardo Gabito y Diego Muñoz en Uruguay. En mi país conozco más, claro. Según el deporte, hay que leer o escuchar a Juan Pablo Varsky, Ariel Scher, Jorge Búsico, Andrés Burgo, Alejandro Wall, Gonzalo Bonadeo, Alejandro Casar y muchos más. Exjugadores como Diego Latorre o Juan Herbella. Miguel Simón en la ESPN. Hay muchos. En España está Santiago Segurola, referente de todos, por conocimiento y honestidad, y Ramón Besa, José Sámano, Diego Torres, Lú Martín, Ramiro Martín, Fermín de la Calle, Leontxo García. David Conn y Andrew Jennings en Inglaterra. Harvey Araton y Dave Zirin en Estados Unidos. Jens Weinreich y Thomas Kistner en Alemania. Y todos los que me estaré perdiendo, por ignorancia o desmemoria.   

- Para escribir bien hay que leer. ¿Qué lecturas recomendaría a todo estudiante que esté iniciándose en el oficio de contar historias?
- Libros de periodismo, y no solo deportivo. Las mejores entrevistas de la Rolling Stone. Dave Remnick, Gay Talese. Martín Caparrós. Leila Guerriero. Alberto Salcedo Ramos. El Negro Fontanarrosa.

- ¿Se atrevería a dar algún consejo a futuros periodistas?
- Que esto no es para hacerse ricos ni famosos. Que, antes que personajes o casos, hay personas. Que usemos nuestras propias palabras. Y que no nos dejemos usar por el poder. Por el poder que fuere, incluido el de nuestro propio patrón. 

viernes, 23 de septiembre de 2016

Los falsos amigos en el lenguaje periodístico del deporte

Las impropiedades léxicas son errores que consisten en el empleo de palabras o expresiones existentes en nuestro idioma con significados equivocados. En muchas ocasiones ese uso inadecuado tiene su origen en los falsos amigos, calco tomado del francés (faux-amis) con que se denomina a esas voces procedentes de lenguas foráneas que guardan una apariencia similar a palabras en nuestro idioma pero que en realidad significan algo muy distinto.

Los falsos amigos no solo constituyen uno de los principales enemigos del traductor, también son uno de los mayores escollos que ha de sortear el periodista que cubre eventos internacionales o que trabaja con fuentes de información, personales o documentales, de procedencia extranjera para elaborar sus informaciones.

Estas equivalencias lingüísticas falsas o aparentes son, sin embargo, habituales en los textos periodísticos. Hay falsos amigos en todos los idiomas, se utilizan desde hace mucho tiempo y no se suele reparar en si su uso es acertado, pero es preciso tenerlos siempre en cuenta y tratar de identificarlos para que no se sigan reproduciendo los errores y tratar así de conferir mayor precisión a la narración.

Por el origen de la mayor parte de su terminología y la dimensión internacional de la temática sobre la que versa, el periodismo deportivo es, sin duda, uno de los ámbitos informativos donde más proliferan palabras y significados tomados de otros idiomas y donde no siempre se adaptan correctamente al español.

Exponemos a continuación una breve lista de los falsos amigos más habituales en el lenguaje deportivo. Se trata de una relación no exclusiva de este campo y que, por tanto, puede hacerse extensiva a otras tipologías periodísticas:

. actual: en inglés significa efectivo, real, de verdad.
. actually: en realidad, no actualmente.
. aggresive: an aggressive player suele referirse a un jugador enérgico, ambicioso o con determinación, pero no al que se comporta con violencia.
. American: no es americano sino estadounidense o, a lo sumo, norteamericano (teniendo en cuenta que Norteamérica incluye también a Canadá y México).
. asta: en italiano significa pértiga (o garrocha).
. bizarre: en francés y en inglés, es raro; en español, bizarro significa valiente.
. bola: en portugués, es balón o pelota.
. casual: fortuito, ocasional o informal, pero no casual, que en inglés se dice accidental.
. centro: en italiano es sinónimo de gol o diana.
. consistent: no es consistente, sino regular (a consistent team during the regular season). En otros ámbitos: compatible o coherente.
. dardo: en portugués, jabalina (lançamento de dardo).
. domestic: una competición no es doméstica, sino en todo caso local o nacional (domestic league).
. doubler: en francés, no es doblar sino adelantar (doubler à la corde, esto es, adelantar por el interior).
. dramatic: no es dramático, sino más bien drástico o espectacular.
.event: en los Juegos Olímpicos y en competiciones internacionales significa prueba.
. eventual: definitivo o posible (eventual en inglés se dice casual o incidental).
. eventually: finalmente, tarde o temprano (eventualmente en inglés se dice by chance o possibly).
. exciting: trasladado al mundo de la competición, suele traducirse en la mayoría de los casos no como excitante, sino como emocionante o incluso como interesante.
. gymnasium: en alemán, no es gimnasio, sino instituto.
. medical condition: es enfermedad, dolencia o afección, pero no condición médica.
. prize: premio en inglés.
. qualification: muy común en deportes de motor, no significa calificación, sino clasificación.
. routinier: en alemán, no es rutinario como en otros idiomas, sino veterano o experto.
senior:  mientras que en inglés es veterano, en español (sénior, con tilde) se refiere a un deportista de categoría absoluta.
. serious: en el ámbito de la medicina, significa grave y no serio.
. severe: una lesión no es severa, sino grave (a severe injury).

(Esta lista se irá enriqueciendo con las aportaciones de los usuarios)

(Post que actualiza y amplía el publicado el 2 de agosto de 2013)

lunes, 19 de septiembre de 2016

¿Cuándo se celebran los Paralímpicos de Río 2016? Análisis de la imagen de portada en diarios

Por Miguel Ángel Jimeno

El 24 de agosto publicábamos en este blog la entrada ¿De verdad han participado Bolt y Phelps en Río? Análisis de la cobertura de los JJ.OO. en portadas. Casi un mes después, hacemos un breve y urgente balance de la cobertura de los Juegos Paralímpicos. 

En concreto, de las veces que han sido imagen de portada en diarios españoles e internacionales. El resumen lo aporta el título de esta entrada. Porque…

… los datos resultan tumbativos. Lo son por sí solos y lo son si hacemos la comparación con la cobertura en portada de los Juegos de Río 2016. 




 
Algunos de los principales resultados de este miniestudio son:

- Ninguno de los cuatro deportivos españoles les dedicó su imagen de portada.

- Ninguno de los diarios editados en Madrid les dedicó su imagen de portada.

- Y entre las decenas de regionales, solo 10 portadas. Las hemos visto en 20 Minutos, Diario de Avisos, Diario de León, El Correo, El Periódico, Granada Hoy, Ideal de Granada, Ideal de Almería, Hoy y La Tribuna de Ciudad Real.


-Salvo dos casos (20 Minutos, que se centró en la nadadora Teresa Perales, y El Periódico, que abordó el tema de modo genérico), todas las imágenes en portada se han centrado en atletas locales.


Este es el balance. Para tener más datos: en los Juegos de Río, España logró 17 medallas (7 de oro, 4 de plata y 6 de bronce) y en los Paralímpicos casi el doble: 31 (9 oros, 14 platas y 8 bronces).


El “consuelo”: si salimos de España, el panorama resulta muy similar. Si exceptuamos el venezolano El Universal (con 4 portadas) y The Guardian, el galés The Western Mail y el portugués Publico (con 3), hubo una escasísima cobertura.


Hay casos relevantes:


La Nación (Argentina) publicó 15 portadas sobre Río y… una sobre los Paralímpicos. El gran deportivo francés L’Equipe, 14 y ahora… ninguna. Y eso que Francia ha logrado 28 medallas.

El New York Times o el Washington Post tampoco han llevado a sus portadas los Paralímpicos, y eso que Estados Unidos ha ganado 115 medallas.

Curiosamente, China ha liderado los Paralímpicos con 239 medallas  (107 oros, 81 platas y 51 bronces), pero "sus" diarios tampoco han sido generosos a la hora de destacar a sus atletas en la imagen de portada.















Mostramos a continuación una tabla que compara los datos que obtuvimos sobre la imagen en portada durante los Juegos de Río con los de los Paralímpicos en cuarenta diarios:


Si dejamos a un lado la imagen de portada, la cobertura en páginas interiores también ha sido mucho menor. Vale la pena destacar las previas que realizó Diario de Navarra. En este caso, fueron las mismas que las publicadas con motivo de Río 2016: una doble dedicada a cada atleta local.